Cómo crear un espacio de creación escolar - 7 sencillos pasos

En un mundo de exámenes estandarizados y estándares educativos, la creatividad es una habilidad que está desapareciendo rápidamente de los planes de clase de los profesores. ¿Cómo puede un profesor fomentar y enseñar habilidades creativas sin dejar de enseñar las habilidades que los estudiantes necesitarán para avanzar en sus vidas y en su educación?

How to Start a School Makerspace — 7 Easy Steps

Una forma de incorporar la creatividad sin dejar de enseñar habilidades valiosas es mediante el desarrollo de un espacio de creación escolar. Estos espacios están abiertos a todo el mundo en la escuela y contienen desde impresoras 3D de última generación hasta cartón y pasta. Con estas herramientas, los estudiantes pueden aprender, descubrir, crear y colaborar mientras aprenden valiosas habilidades de ciencia, tecnología, ingeniería, arte y matemáticas (STEAM).

¿Qué es un Makerspace?

Las primeras encarnaciones del makerspace se remontan a 1995 en Berlín. Estas primeras versiones del makerspace que conocemos hoy se conocían como "hackerspaces". En el primer hackerspace, el C-Space, grupos de programas informáticos se reunían para trabajar juntos y "hackear" la tecnología haciéndola hacer cosas que nunca debían hacer. El espíritu de los hackerspaces originales sigue vivo en los makerspaces actuales. La idea de un makerspace es reunir a un gran grupo para descubrir cosas nuevas y utilizar esos descubrimientos para crear algo nuevo e interesante.

Welcome to the Makerspace

Algunas personas afirman que el movimiento "maker" siempre ha existido; ¡la gente siempre ha tenido el deseo de crear y descubrir! Sin embargo, en 2005, la primera publicación de Haga revista empujó el movimiento hacia el centro de atención. Los editores de esta revista fomentaron el desarrollo de las ferias de fabricantes: eventos en los que fabricantes profesionales y aficionados podían demostrar sus habilidades y mostrar los productos terminados. También permiten a los interesados en la fabricación probar el tipo de equipamiento que acabaría formando parte de los modernos makerspaces.

Más tarde, el MIT llevó el movimiento más allá con la creación de los Fab Labs. Estos laboratorios contenían equipos tecnológicos que podían utilizarse para diseñar y fabricar una gran variedad de cosas. Junto con el curso "Cómo hacer casi cualquier cosa" de Neil Gershenfeld, el MIT se convirtió en el precursor del aprendizaje colaborativo y creativo de STEAM que existe en los actuales makerspaces educativos.

Aunque los hackerspaces y los Fab Labs originales eran frecuentados sobre todo por programadores informáticos y otros aficionados a la tecnología, el makerspace moderno tiene como objetivo la inclusión. Están llenas de herramientas y tecnología que suelen ser demasiado caras para el usuario ocasional. Al crear un espacio accesible para cualquiera, el makerspace moderno amplía el espíritu original de colaboración por el que eran conocidos los primeros hackerspaces. Los Makerspaces permiten a las personas probar cosas nuevas y dar rienda suelta a un nivel de creatividad que no sabían que tenían.

Mira un ejemplo de todas las cosas increíbles que puede hacer un makerspace:

Un makerspace permite a las personas compartir sus habilidades con otros usuarios del espacio. Los creadores más artísticos pueden compartir su creatividad e inspiración con los demás, al igual que los que tienen conocimientos tecnológicos y mecánicos pueden ayudar a los menos familiarizados con este tipo de máquinas. Esto puede ser un gran estímulo para la confianza de los estudiantes más jóvenes que necesitan aprender que sus habilidades y pasiones son valiosas. Esta mezcla de habilidades también amplía el potencial de cada proyecto que sale de un makerspace; después de todo, ¡el trabajo en equipo hace que el sueño funcione!

Aunque muchos makerspaces se centran en reunir herramientas y tecnología avanzadas, tu espacio no tiene por qué ser tan avanzado. Cuando se combina con un plan de clases adecuado destinado a resolver problemas de forma creativa y colaborativa, la imaginación de un alumno puede convertir materiales básicos como cartón, pintura y pegamento en algo realmente asombroso.

Conceptos básicos del Makerspace escolar

Se puede crear un makerspace para cualquier grupo de edad, desde primaria hasta secundaria. No importa el nivel de grado, hay toneladas de beneficios para cualquier estudiante al que se le permita crecer y explorar a través de un espacio de creación.
Veamos algunos makerspaces para diferentes niveles de grado:

En la escuela primaria

Makerspace en el instituto

El mundo está cambiando y la forma de enseñar tiene que estar a la altura. Si esperamos que los estudiantes estén a la altura de los retos que presenta este nuevo mundo, los profesores deben encontrar formas nuevas e interesantes de impartir las habilidades que serán necesarias en el siglo XXI y más allá. Al explorar y crear en un espacio de creación, los alumnos aprenden a adoptar una mentalidad de creador: una mentalidad que fomenta la creación y el descubrimiento. Gracias a la mentalidad del fabricante, los estudiantes aprenden a pensar de forma diferente, a sintetizar ideas y a resolver problemas de forma creativa. Nuestro mundo necesita innovación, y los creadores son los mejores inventores.

El hecho de ser un "maker" también anima a los estudiantes a apropiarse de su aprendizaje y su curiosidad. Las creaciones que salen de un makerspace son 100% diseñadas y ejecutadas por los propios estudiantes. Estos minifabricantes saldrán de la experiencia con un nuevo sentimiento de orgullo al asumir un nivel de agencia que no suele concederse a los niños.

El sentido de agencia personal también ayuda a los estudiantes a aprender el valor de la experimentación. A menudo, la escuela parece un lugar donde la única preocupación es obtener la respuesta correcta. En un makerspace, se anima a los estudiantes a probar nuevas ideas y a aprender de sus experimentos, incluso si fracasan. Esta mentalidad de crecimiento es vital para crear una nueva generación de estudiantes curiosos y permanentes.

Makerspace for Learners

Estas lecciones son especialmente importantes para los grupos de estudiantes que suelen estar poco representados en los campos STEM. Las mujeres y los estudiantes de color a menudo sienten que se les disuade de interesarse por las matemáticas y las ciencias; al crear un espacio de creación inclusivo en el que se anima a todo el mundo a aprender y explorar, los estudiantes de estos grupos son libres de explorar un conjunto diverso de intereses y desarrollar habilidades que no siempre aprenden en un aula tradicional.

"Aprendizaje interdisciplinar" es otra palabra de moda que muchos educadores conocen. Toda la investigación en torno a la psicología de la educación sugiere que combinar una variedad de habilidades y disciplinas en una lección es la mejor manera de crear un aprendizaje interesante y relevante. En un makerspace, todas las disciplinas están sobre la mesa. Los alumnos pueden crear utilizando el arte y la tecnología, la ciencia y los estudios sociales, o cualquier otra combinación que se les ocurra. Esta creatividad y colaboración crea oportunidades de aprendizaje espontáneas que no se pueden experimentar de ninguna otra manera.

El papel del profesor

La mayor parte del trabajo de creación y gestión de un makerspace tiene lugar antes de que los estudiantes pongan un pie en el espacio. Tu trabajo como profesor consiste sobre todo en dar a tus alumnos lo que necesitan y luego dar un paso atrás y dejar que hagan su magia.

Lo primero que tiene que hacer el profesor es trabajar con otros adultos del centro para construir un espacio makers. Sin embargo, antes de empezar a reunir los materiales y a preparar el espacio, es importante asegurarse de que todos los profesores que van a invitar a los alumnos al makerspace están de acuerdo con la finalidad del espacio. Todos los profesores deben entender que éste espacio para la creatividad, la exploración y la colaboración, y no unas reglas y directrices rigurosamente definidas. Se trata de dejar que los estudiantes florezcan a través del poder de su propia imaginación.

Una vez que todo el mundo esté de acuerdo, puedes empezar a montar tu espacio maker. Casi todo lo que se puede utilizar para construir y aprender tiene cabida en un makerspace. Aquí tienes algunas ideas para empezar:

  • tijeras
  • pegamento
  • cartón
  • madera
  • metal
  • hilo e hilado
  • grapadoras
  • pistolas de pegamento
  • materiales decorativos
  • cámaras
  • ordenadores
  • Impresoras 3D
  • fresadoras y fresadoras
  • máquinas de unión
  • herramientas manuales y eléctricas tradicionales
  • materiales de artesanía y arte
  • material de desecho

También deberías reunir cosas como estanterías, tableros de clavijas, cubos y etiquetas que puedan utilizarse para organizar y almacenar los materiales de tu espacio de creación. Aunque fabricar puede ser un poco desordenado, un exceso de caos puede desanimar a los alumnos al dificultarles la búsqueda de los materiales que necesitan para ejecutar sus ideas.

Una vez que su espacio de creación está listo, el siguiente trabajo del profesor es desarrollar un plan de clases. Esto se tratará más adelante en este artículo con más detalle. Sin embargo, el requisito general para un plan de clases en un espacio de creación debe dar a los estudiantes una dirección o un problema que resolver, y luego permitirles tomar la iniciativa.

Makerspace Tools

Durante la clase en el makerspace, el profesor debe limitarse a mirar y observar. Los alumnos que utilicen equipos más avanzados deben ser observados de cerca por un profesor u otro adulto para asegurarse de que todo se maneja con seguridad. Probablemente sea una buena idea repasar los protocolos básicos de seguridad antes de dejar a los alumnos sueltos en el espacio de creación. Sin embargo, tu principal trabajo como profesor es animar a tus alumnos a que sigan con sus ideas para crear algo único y sorprendente.

Colaboración con la Educación STEAM

Uno de los mayores beneficios de un makerspace que ha hecho que aparezcan por todo el mundo es su valor para la educación STEAM. La ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas suelen acaparar la atención cuando se trata del valor de la educación. Sin embargo, investigación educativa reciente ha indicado que la inclusión de las artes es igual de importante para el desarrollo de habilidades vitales para la vida.

Hay muchas formas en las que la educación STEAM se cruza con un espacio de creación. Por ejemplo, en las clases de ciencia y tecnología se enseña a los alumnos las etapas y los requisitos del método científico; sin embargo, rara vez se les da la oportunidad de aplicar realmente este método. A veces, los profesores dan a los alumnos experimentos que demuestran el proceso científico, pero los alumnos nunca tienen la oportunidad de desarrollar experimentos por sí mismos. En un makerspace, los estudiantes reciben un problema que deben resolver y la libertad de aplicar el proceso científico para resolver el problema.

STEAM Education

Las matemáticas también entran en juego en un makerspace. Para crear algo con éxito, los alumnos deben ser capaces de medir materiales, realizar cálculos y analizar los resultados de sus creaciones. Además, el pensamiento crítico es la principal habilidad que busca impartir la educación matemática; ¿qué mejor manera de aprender el pensamiento crítico que tener la libertad de construir soluciones a los problemas por tu cuenta?

Mucha gente pasa por alto la "A" de STEAM, pero las artes son tan importantes como cualquier otra asignatura que se imparte en las escuelas. Investigar indica que la educación artística puede enseñar habilidades valiosas como la empatía, el compromiso cívico, la tolerancia social, las habilidades sociales, la capacidad de razonamiento espacial, la creatividad y la salud emocional. En un makerspace, los estudiantes son libres de aportar la creatividad de sus mentes artísticas a un proyecto valioso y relevante. Un makerspace muestra a los alumnos que estas habilidades son valiosas y necesarias en nuestro mundo.

Hay muchas maneras de introducir la educación STEAM en tu espacio de creación. Desde kits STEM para las aulas del jardín de infancia y escuelas primarias a kits de robótica para estudiantes de secundaria En la actualidad, hay muchos materiales que pueden ayudar a que el aprendizaje STEAM sea divertido para los estudiantes de cualquier edad.

7 pasos para poner en marcha un aula Makerspace

Construir un makerspace puede parecer un proyecto desalentador, pero no dejes que el tamaño del proyecto te disuada de empezar. Los beneficios de construir un espacio makerspace hacen que el trabajo duro merezca la pena. A continuación, lea los pasos más importantes que debe dar para crear un espacio maker para sus alumnos.

Mira cómo lo hizo un profesor a continuación antes de leer nuestros 7 sencillos pasos.

1. Explore

Antes de empezar a crear un makerspace, prueba a utilizar uno. Si investigas un poco, lo más probable es que encuentres makerspaces disponibles en tu comunidad. Acuda a uno de estos espacios y pase un rato en la piel del fabricante. Esto te dará una valiosa visión de la mentalidad maker y de cómo ayudar a tus alumnos a conseguirla.

También puedes explorar el mundo de los fabricantes sin salir de casa. Internet está repleto de vídeos de recorridos, como el que se muestra a continuación, de makerspaces de todo el mundo. Echa un vistazo a algunos de estos vídeos y comprueba lo que han hecho otros educadores para crear espacios alucinantes.

2. Circular

El verdadero valor de un makerspace proviene del espíritu de colaboración. Esto es válido tanto para ti como para tus alumnos. Antes de ponerte manos a la obra en la búsqueda de un espacio y en la recopilación de materiales, establece una red con los demás profesores y profesionales de tu distrito escolar para obtener su apoyo y ayuda. Con más manos en la cubierta, montar el espacio será más rápido y fácil. Además, sus alumnos tendrán aún más compañeros con los que compartir y colaborar una vez que se abra el espacio.

3. Scout

¿Dónde se puede poner un makerspace? Dependiendo del tamaño de tu escuela y de la cantidad de equipos que planifiques juntos, hay una variedad de lugares donde un makerspace podía encajar en tu escuela. Revisa la biblioteca, el auditorio, el gimnasio, la cafetería y las aulas vacías para encontrar un espacio adecuado que no se esté utilizando actualmente. Un makerspace escolar también puede existir fuera de la escuela, en un edificio cercano, si es factible sacar a los estudiantes de la escuela.

Makerspace in the Elementary School

4. Reúna

A continuación viene la parte más divertida, pero desafiante, de la construcción de tu espacio maker: la adquisición de materiales que tus alumnos puedan utilizar en sus creaciones. Empieza con materiales básicos de manualidades. Pregunta a los administradores si hay ordenadores disponibles que puedan trasladarse al espacio. Esté atento a las rebajas en las ferreterías locales para abastecerse de materias primas, herramientas y soluciones de almacenamiento. Pide a los padres y a otros miembros de la comunidad, como los propietarios de negocios, que donen suministros. También puede hacer algunas investigaciones sobre subvenciones que pueden ayudarte a comprar aparatos más caros.

5. Construir

Ahora puedes empezar a ponerlo todo en orden. Comienza a organizar los suministros que has reunido en el espacio donde vivirá el makerspace. Asegúrese de dejar espacios abiertos como mesas, escritorios e incluso espacio en el suelo donde los alumnos puedan trabajar en sus proyectos. Decora el espacio con artículos coloridos e inspiradores que permitan que su creatividad florezca.

6. Plan

¿Cómo utilizarán sus alumnos el makerspace? ¿Cómo les enseñará a utilizar el equipo de forma segura? ¿Quién estará en el espacio y a qué horas? Todas estas son preguntas importantes que deben responderse en colaboración con sus compañeros. Elabore planes sólidos para que el espacio funcione sin problemas.

7. Haga

Dé a sus alumnos un recorrido por el espacio. Explícales que en este espacio son libres de explorar y construir todo lo que sus mentes puedan concebir. Entonces, ¡regresa y observa cómo lo hacen!

Cómo hacer un plan de clases para el espacio de creación

Makerspace Classroom

Aunque la idea de un makerspace es permitir que los estudiantes aprendan haciendo, darles total libertad sobre el makerspace probablemente acabe en desastre. La buena noticia es que la mayoría de los estudiantes necesitan muy poca orientación para dar vida a un makerspace.

El plan de una lección en el makerspace sólo requiere dos cosas: un problema que los estudiantes deben resolver y un límite de tiempo para hacerlo. Piensa en los conceptos que los alumnos están aprendiendo y dales un objetivo específico que deben alcanzar.

Algunos ejemplos de indicaciones eficaces para las lecciones:

  • Crea un nuevo juguete que los niños de tu edad puedan utilizar en el patio de recreo
  • Enseña a tus compañeros de clase un acontecimiento histórico utilizando ayudas visuales
  • Facilitar la limpieza del aula con la robótica
  • Desarrolla una nueva forma de que tus compañeros practiquen sus habilidades matemáticas

Las instrucciones pueden ser tan específicas o amplias como se desee, siempre que los alumnos sepan exactamente qué debe hacer su producto final. Evita la tentación de regular demasiado la lección; ¡la experiencia debe ser la maestra!

Espacio de creación para alumnos superdotados

Si enseñas a alumnos superdotados, un espacio de creación puede ser una herramienta fabulosa. Estos espacios permiten a los alumnos superdotados explorar las cosas que les interesan, trabajar con otros alumnos superdotados y desarrollar su independencia.

Gifted Students

Los alumnos superdotados se aburren más fácilmente que algunos de sus compañeros, así que asegúrate de que tu espacio cuenta con muchos recursos para atraerlos. Intente incluir elementos que capten los intereses únicos de sus alumnos. Cree un entorno en el que los errores formen parte del proceso; los alumnos superdotados suelen ser perfeccionistas que ven los errores como sinónimo de fracaso.

Las aulas tradicionales pueden ser limitantes para los alumnos superdotados, que a menudo prefieren explorar sus intereses externos. Estos estudiantes pueden explorar un espacio de creación con menos orientación que sus compañeros, por lo que a menudo es mejor dar un paso atrás y dejar que tomen la iniciativa.

En conclusión

Una de las quejas habituales sobre la enseñanza moderna es que los alumnos no aprenden habilidades relevantes para el mundo real. Un makerspace es la forma perfecta de guiar a los estudiantes en el aprendizaje de una enorme variedad de habilidades que les beneficiarán a lo largo de su vida.

Si la tecnología incluida en muchos makerspaces, como la impresión 3D, se siente consultar las listas de las mejores impresoras 3D y Cursos de impresión 3D para ayudarle a guiar a sus alumnos en la tecnología del futuro.

Última actualización: 31 de agosto de 2020 por Emily

escuela.comoescoger.com